El agua de la capital supera el 95% de la potabilidad


Conforme las medidas de calidad establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que deben cumplir las aguas servidas para el consumo humano, está que deben tener un mínimo de 95 por ciento de negatividad bacteriológica asociadas a coliformes fecales y es considerada buena en un rango porcentual de 91 a 100 por ciento de calidad en tanto potabilidad.

Contrario a los pronósticos e informaciones de contaminación del agua para el consumo humano, la que se sirve en el Distrito Nacional y en la provincia Santo Domingo cuenta con un 97 por ciento de potabilidad y está libre de contaminantes bacteriológicos en más de un 95 por ciento, por lo que cumple con los estándares internacionales para que se pueda tomar desde la llave.

Julio Suero Marranzini toma agua de la nevera, la que está conectada directamente a la llave en la cocina de su residencia.

Julio Suero Marranzini toma agua de la nevera, la que está conectada directamente a la llave en la cocina de su residencia. ( MASSIEL BECO)

Para el ingeniero sanitario Julio Suero Marranzini, la tesis que sustenta sobre la calidad del agua, la aplica en la práctica. Revela que en su residencia nunca ha comprado agua envasada y que tanto él, su familia y visitantes, consumen el líquido directamente desde la llave, por la confianza que le genera saber y haber sido parte del proceso de la construcción de un sistema de calidad y vigilancia del agua que se sirve en la ciudad capital.

En tanto que, el director de Calidad de Aguas de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (Caasd), José Mateo Mota, revela que durante todo el 2020 la potabilidad mantuvo un promedio de 95.99 por ciento y la negatividad de coliformes fecales en un 96.06 por ciento, lo que hace que sea apta para el consumo humano desde la grifería.

Para Suero Marranzini, quien lleva 60 años trabajando el tema agua potable en República Dominicana, un indicador de garantía para tener agua de completa calidad en los hogares es mantener un sistema de control y limpieza en cisternas y tinacos, así como instalar un filtro de carbón activado en la llave desde la cual se serviría el mineral, esto, para eliminar cualquier duda sobre contaminación.

“El agua que se sirve en la capital es potable y la que entra a las casas por igual; ahora bien, lo que hay es que tener los controles de lugar para conservarla en esas condiciones, y esto se logra con cloro y carbón activado, éste último, un filtro doméstico”, precisó.

NOTICIAS RELACIONADAS

NACIONALES 4668279449699166677

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD




MÚSICA URBANA

LAS MÁS LEÍDAS

Archivos

item