Retos económicos de la educación dominicana en tiempo de covid 19


Por: Lic. Alfredo Araujo Tejeda

La educación en la República Dominicana ha venido creando nuevas perspectivas de cambios, tanto de manera pedagógica como económica desde los años 90s con la creación del plan decenal de educación, donde se promulgan diferentes leyes y ordenanzas para interpelar las oceánicas brechas de logro de los objetivos propuestos, tanto a nivel nacional como internacional. Ya para los años de 2010 a 2018 se van observando grandes avances en las posibilidades de una educación inclusiva, tecnológica, de competencia, y de avances económicos, (4% en el 2013). Pero para el inicio del año 2019, coarta al mundo entero la pandemia del covid 19, sometiendo a toda la población al distanciamiento social, lo cual ha llevado la educación, en nuestro punto de interés como país, a verse sometida en grandes desafíos económicos que requieren de planificación, de financiamiento, de tiempo, y de compromiso entre los miembros partícipes del proceso, para así lograr el fiel cumplimiento de la filosofía escolar en este año 2020-2021.

La pandemia del covid-19 y la economía de la educación dominicana: Conforme a lo expuesto en el primer párrafo, muchos son los retos financieros que enfrenta el sistema educativo dominicano como contra fuerza al covid-19. Cabe mencionar que el primer reto para educación es el mismo virus en sí, el cual, según Jamil, S., Mark, N., Carlos, G., Cruz, C. S. D., Gross, J. E., & Pasnick, S. (2020), es una nueva forma de la enfermedad del Coronavirus la cual se debe al nuevo virus SARS-CoV2 que causa una infección aguda con síntomas respiratorios. Se considera un reto por el hecho de la no existencia de una cura terminada y la falta de conciencia poblacional de manera incontrolable.

Los esfuerzos exigidos para contrarrestar la pandemia, tal como el cierre de escuelas, ha provocado pérdidas de aprendizaje, aumento de la deserción escolar y mayor desigualdad. Además, el déficit peculiar que afecta a las familias agudizará el daño debido a la reducción de la oferta y demanda educativa. Estos factores conducirán a la par, un coste futuro sobre el capital humano y el bienestar.

La escuela se educa a sí misma: El desafío académico que tienen las escuelas dominicanas para entrar a la virtualidad y a la educación a distancia, es extremadamente arduo, ya que los actores principales del proceso de enseñanza tienen un manejo endeble de los recursos tecnológicos aplicados a la educación. Esto ha llevado a que el ministerio de educación (MINERD), ponga en marcha la dotación de equipos tecnológicos y la formación de los maestros como prioridad para este año escolar 2020-2021, creando esta parte un gasto inmensurable para el estado como manera de financiación del proceso, el cual reducirá los fondos del PIB y de tal manera, se reducirán los ingresos de financiación de cada centro educativo como resultado de la inestabilidad económica. 

El producto interno bruto (PIB), con relación al año pasado, caerá a unos US$80,000 millones este año 2020, donde para el 2021 todavía no se sabe si repuntará ese nivel, dado que el presupuesto legal para Educación debería ser de alrededor de RD$151,000 millones. De ser así se estima que se le estaría reduciendo más de RD$50,000 millones de un año a otro, (Por el ojo de la serradura, 2020).

Como los compromisos fiscales siguen y en muchos casos la pandemia los aumentó, la salida que quedó fue la del endeudamiento público. El financiamiento de los mayores gastos incluidos en el Presupuesto complementario será en base a un aumento de préstamos por más de RD$202,020 millones. Con ese monto, el valor total del financiamiento del presupuesto 2020 sube a RD$599,225.4 millones, con una representación del 58% del gasto total, que se coloca en un billón, 28 mil 760 millones. (Ibidem).

En conclusión, la asignación del 4% del PIB para Educación, se ha devenido como el mayor reto para las finanzas educativas, por el hecho de que la cifra para este año pudiera ser menor que la del año pasado. Cabe decir, además, que el déficit peculiar que afecta al país agudizará el daño debido a la reducción de la oferta y demanda educativa. Por tanto, sugiero un pulcro manejo de los recursos destinados a educación y una buena actitud de solidaridad por los miembros participes del proceso, para que de esta manera se puedan consolidar los objetivos propuestos para el año en curso, tanto en educación como en asuntos de salud. 



                                                                                                                  


NOTICIAS RELACIONADAS

LOCAL 6851040647879651911

3 comentariosDefault Comments

  1. Me parece muy acertado el artículo. Excelente.

    ResponderEliminar
  2. Buen aporte a nuestra educación. Excelente y oportuno abordaje.

    ResponderEliminar
  3. Manejar esos temas concerniente al desarrollo económico de nuestros centros educativos, nos permitirán hacer un mejor trabajo como gestores del conocimiento y el desarrollo.

    ResponderEliminar

emo-but-icon

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD




MÚSICA URBANA

LAS MÁS LEÍDAS

Archivos

item