El cierre de año no se ve bien para las orquestas


La eliminación del toque de queda por la pandemia del COVID-19 trajo un respiro a los artistas y al público que habitualmente sale a divertirse.

Si bien es cierto que ya han actuado en el Teatro Nacional reconocidos artistas internacionales, entre los que se cita a Santiago Cruz, Raúl Di Blasio, Pedro Guerra, Fito Páez, Francisco Céspedes o Myriam Hernández, la realidad es que se trata de una segmentación de público que va a disfrutar de sus artistas en un aforo como ese.

Estrenos de obras de teatro, conciertos sinfónicos, festivales para niños, shows de humor, fiestas en discotecas, entre otras apuestas, han concitado el apoyo del público, que ha disfrutado de sus artistas en medio de restricciones como el uso de mascarillas, la presentación de la tarjeta de vacunación y una sala habilitada para recibir hasta un 70 % o 75 % de público.

Pendientes, entre otros, en grandes escenarios figuran la celebración del 50 aniversario de Cuquín Victoria en el Teatro La Fiesta, las presentaciones de Kany García en el Teatro Nacional, el espectáculo con el que Fernando Villalona festejará sus cinco décadas, en ese mismo recinto y los dos conciertos que protagonizará en diciembre el popular bachatero Romeo Santos en el Estadio Olímpico Félix Sánchez, con los integrantes del Grupo Aventura.

Con la reactivación de las actividades, la vida de los artistas, promotores y los suplidores comenzó a cambiar, sin embargo, el cierre de año y las acostumbradas fiestas que se realizan, parece que serán como sucedía antes de la pandemia.

La realidad

De acuerdo con los datos suministrados, algunos bajo la discreción del informante, las orquestas de merengue tienen disponibilidad en sus respectivas agendas debido a que hasta ahora no han sido contratadas para amenizar las fiestas de Navidad que tradicionalmente realizan empresas privadas, clubes sociales e instituciones públicas.

“Están a la espera de una señal del Gobierno por el asunto de la pandemia. El coronavirus está aumentando y desde el Ministerio de Salud ya se habla de aplicar nuevas restricciones, esa es una situación que no pinta un panorama muy bueno para nosotros. De mantenerse el actual horario que es hasta la medianoche, de lunes a viernes para los centros de baile, y hasta las dos de la madrugada sábado y domingo, la cosa no va bien”, comentó el mánager de una popular agrupación que solicitó el anonimato.

“Lo que un día fue no será”

El negrito de Villa, Sergio Vargas, ve con pesar la situación por la que atraviesa su sector y vaticina que no se siente el espíritu de la Navidad.

“Con respecto a la perspectiva que podemos tener las orquestas, me remito a la canción que interpreta José José que reza: lo que un día fue no será. Todo cambió para mal en lo que tiene que ver con la realización de actividades”, aseguró el artista.

El merenguero, que está nominado al Grammy Latino, cuya gala será celebrada este jueves en Las Vegas, recordó que hasta la iniciativa que se había instituido en los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana, para la contratación de los artistas para amenizar bailes, también fracasó.

Pero Vargas no lo ve todo gris, y asegura que un grupo de sus compañeros no tendrá mayores problemas, aunque eso no sucede igual con otros.

“Para colmo, de repente, esa disposición gubernamental, que motivaba al palacio de gobierno a patrocinar eventos para entretener a la gente, se vio a afectada por el ruido que se armó el pasado año. A pesar de todo hay grupos de merengue que tienen su diciembre bien armado desde hace mucho, pero para la mayoría eso dejó de existir penosamente”, señaló.

Sergio Vargas reconoció que la situación no solamente es por la crisis económica que afecta al negocio o la falta de establecimientos para trabajar: “Lo más penoso de todo lo que ha ocurrido para esta época es que el espíritu de la Navidad ha desaparecido casi en su totalidad”.

Testimonio de experto

El experimentado empresario y productor artístico Amable Valenzuela, que representa, entre otros, al emblemático Conjunto Quisqueya y al también afamado merenguero Pochy Familia, tenía mayores expectativas para el negocio luego de la apertura de los centros de diversión.

“Nosotros pensábamos que habría un incremento de las fiestas navideñas y hablo de actividades privadas e instituciones del gobierno, pero no es así. Las informaciones que nosotros manejamos nos indican la realidad y desde mi perspectiva habrá un descenso de entre un 50 % o 60 % con respecto a los años anteriores”, adelantó.

Para sustentar su teoría, recordó que durante diez años ha llevado la comercialización del Conjunto Quisqueya para la época de Navidad, con una facturación habitual de 35 actividades. Pero hoy la historia es otra, porque hasta la fecha solo tiene el 60% de la contratación.

“Estoy hablando de la Navidad, que es cuando las orquestas hacen una gran cantidad de fiestas, y ya se quitó el toque de queda. En el caso del Conjunto Quisqueya, por ejemplo, hemos habilitado presentaciones en Nueva York, previendo la baja aquí en diciembre”.

Amable Valenzuela no tiene expectativas de cara a la contratación de algunas orquestas por parte del gobierno, por el cuestionamiento que se hizo de la forma en que fueron contratadas las orquestas.

“El público está ansioso por divertirse”, concluyó.

NOTICIAS RELACIONADAS

ENTRETENIMIENTO 7178433520341018783

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD



MÚSICA URBANA

LAS MÁS LEÍDAS

Archivos

item