CAROLINA MEJÍA el estilo de la primera alcaldesa del Distrito Nacional

La regla suele ser que una mujer que dedique a la actividad política luzca trajes de chaqueta y pantalón, chaqueta y falda, una o dos piezas con las que pretenden acercarse a la gente, al pueblo, y también ponerse a la altura de los políticos, estilísticamente hablando.

Sin embargo, Carolina Mejía, primera alcaldesa de Santo Domingo, da clases de estilo cada vez que los flashes de cámara caen sobre ella.

Desde su llegada al Ayuntamiento, incluso durante la campaña, ha seducido a los capitaleños con sus impecables looks, que demuestran su buen ojo con la moda, que es una mujer como la mayoría de las latinas que le presta atención a su imagen y además que apoya a los diseñadores locales, a pesar de que la semana pasada fue tendencia por lucir unos tenis de la casa Dolce Gabbana.

El estilo de las políticas es sobrio y oscuro, en ocasiones van elegantes. Es cierto que su trabajo no es el de ir a la moda, pero según recoge el análisis “Estereotipación de la mujer en la publicidad política”, realizado en México en 2015, la mujer en el ejercicio político le resta importancia a su estilo, porque busca construir una imagen lo más parecida a la del hombre, debido a que este domina el escenario político mundial.

El estudio también critica que nunca a nadie se le ha ocurrido preguntar la marca de la corbata o zapato de un presidente o legislador. Sin embargo, a las mujeres que dirigen, sea por designación o elección, un espacio público se le cuestiona desde el peinado hasta la manicura. En este aspecto la investigación concluye que la intención real o causal es banalizar la presencia femenina en la escena política.

Rafael Muñoz, experto en moda y periodista de Radio Televisión Española (RTVE), publicó el año pasado junto a otros críticos del fashion el análisis “Así es el estilo de nuestras políticas”, en el que dice que todas las políticas intentan que su imagen sea sencilla para que la gente pueda identificarse con ellas: “unas buscan complicidad o empatía; otras, en cambio, pretenden transmitir confianza. Viven en un mundo dominado por los hombres y por eso suelen llevar trajes de chaqueta. Y lo hacen para presentarse en el campo de “batalla en igualdad de condiciones”.

En el mismo documento, el estilista José Juan Rodríguez, responsable de vestir a muchas actrices españolas, explica que el objetivo de la política es no llamar en exceso la atención: “creo que no visten bien, pero porque quieren pasar desapercibidas para que en los diferentes partidos no las tachen de frívolas. Por otro lado, no consideran importante tener al lado alguien que las asesore porque piensan que no es necesario”.

El estilazo CJ. Carolina Mejía tiene por delante el gran reto de hacer una gestión a la altura de los capitaleños que apostaron a ella. Ahora bien, desde ya se puede adelantar que será responsable de la feminización de la imagen de la mujer política y es algo digno de resaltar, como se puede ver en sus redes sociales, toma muchos riesgos a la hora de vestirse y prueba diferentes estilos.

Los tenis Dolce & Gabbana, al estilo Carolina Mejía

En el sitio oficial de la marca dicen que este modelo que lleva Mejía es un portafino de napa de becerro con frase, 100 por ciento en piel y detalles en oro y cuestan unos 595 dólares. Ahora bien, lo que hace este modelo “los reales pedales”, no es ni su marca ni su precio, es que la alcaldesa los “pimpió” a su estilo con el logo del Ayuntamiento del Distrito Nacional, la bandera de República Dominicana. De igual modo, quiso añadir sus iniciales en la parte del talón, la ‘C’ de Carolina en el derecho, y la ‘M’ de Mejía en el izquierdo y la frase “Santo Domingo soy yo”.

NOTICIAS RELACIONADAS

NACIONALES 9106800009481793027

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD




MÚSICA URBANA

LAS MÁS LEÍDAS

Archivos

item