El COVID-19 ha afectado a siete sacerdotes de la iglesia católica

La Iglesia católica es golpeada por el COVID-19, a pesar de ser una de las instituciones religiosas que más protocolos ha presentados para evitar el contagio.

Sin embargo, el efecto del virus sobre las personas de mayor edad y que se dedican al servicio como vocación empieza a pasar facturas en las arquidiócesis dominicana.

La Arquidiócesis de Santo Domingo informó a Diario Libre que cuatro de sus sacerdotes han luchado contra el COVID-19. De estos, uno falleció, dos se recuperan, mientras que el cuarto le ganó la batalla al virus.

El sacerdote Luciano Frías Jerez es una de las victimas del coronavirus, que a la fecha registra 999 fallecidos en el país.

Recibe cada martes las noticias más relevantes del medio ambiente.

Frías Jerez, quien realizaba sus labores sacerdotales en la parroquia Santa Luisa de Marillac, en Jardines del Ozama, en Santo Domingo Este, falleció el 8 de julio al sufrir un paro cardiaco, lo que le provocó la muerte cuando mostraba síntomas de recuperación.

Muere sacerdote a causa del COVID-19
Fray José María Guerrero da positivo al COVID-19
Asimismo, el sacerdote y promotor social fray José María Guerrero, quien a través de un audiovisual dio a conocer su positividad al COVID-19, se encuentra a la espera, sin mayores complicaciones, de los resultados de su segunda prueba.

De su lado, el padre Catalino Tejeda, capellán general de la Policía Nacional y párroco de la parroquia El Buen Pastor, del sector Evaristo Morales, también está afectado por el coronavirus. De acuerdo a la Arquidiócesis de Santo Domingo se recupera en confinamiento.

La Arquidiócesis explicó que Catalino Tejeda es asintomático y actualmente espera para realizarse una segunda prueba.

La propagación del virus dentro de la Iglesia ha tocado varios puntos de la geografía, dentro del quehacer religioso. Es el caso de monseñor Fausto Ramón Mejía Vallejo, obispo de la diócesis de San Francisco de Macorís, quien resultó positivo al COVID-19 el 23 de marzo. Logró vencer el virus y se encuentra totalmente recuperado.

El padre Brunel Drago, vicario de la parroquia Santa Rosa de Lima, de Rincón, en La Vega continua ingresado en un centro de salud privado mientras se recupera.

Mientras que el reverendo Luis José Nolasco de la parroquia San Gregorio de Nigua, está ingresado en el Centro de Diagnóstico Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat), en Santo Domingo.

Nolasco pide oración por su salud; recientemente su madre falleció a causa del COVID-19.

NOTICIAS RELACIONADAS

NACIONALES 8229761876554862859

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD




MÚSICA URBANA

LAS MÁS LEÍDAS

Archivos

item