Ventiladores del Intec requieren una inversión de 80,000 dólares

Los cien ventiladores que fabrica el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec) para ser usados en pacientes con complicaciones de salud vinculadas a la COVID-19, tendrán un costo para el Estado de 80,000 dólares, a razón de 800 por cada unidad.

Sin embargo, el monto incluye solo el costo de fabricación e inversión en materiales, pues, ni la casa de estudio ni ninguna otra institución percibirá beneficios por el aparato, que está pensado en poder contribuir a salvar vidas.

Así lo afirmó este viernes el profesor e ingeniero Pedro Disla, encargado del Laboratorio de Procesos Industriales del Intec, quien aseguró que este tipo de ventiladores, dependiendo de la especificación, puede llegar a costar en el mercado entre US$2,000 y US$15,000.


Indicó que el precio podría ser revisado en función de la estabilidad que vayan logrando en la línea de producción y la relación comercial con los suplidores internacionales.

La mañana de este viernes, el ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, anunció que ya se suscribió el acuerdo entre esa dependencia y el Intec para producir los cien equipos de presión positiva de oxígeno, que se utilizaran en pacientes antes de los procesos de entubación en los hospitales y clínicas del país.

El equipo técnico de Intec trabaja el modelo MIT E-VENT, un diseño del ventilador mecánico de bajo costo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) que fue liberado como open source.

El aparato cuenta con un regulador de presión, con el fin de controlar las presiones adecuadas para evitar lesiones pulmonares; un control de volumen tidal, que le permite adaptarse a distintos tipos de pacientes, tanto niños como adultos; un control de la frecuencia respiratoria, para autocoplar con el paciente; y un adaptador para conexión a un tanque de oxígeno para mezclar el aire con oxígeno.

El primer prototipo fue probado en el Laboratorio de Simulaciones Médicas (SIMLAB) del Intec; y luego en dos pacientes, uno de San Francisco de Macorís y otro en Santo Domingo.

También ayer se hicieron pruebas en humanos, junto al propio ministro de Salud, en el Hospital Marcelino Velez Santana, en Santo Domingo.

Disla habla de una aspiración de producir unas 3,000 unidades, adicional de las 100 ya encargadas por el Ministerio. Por lo pronto, su equipo, conformado por ingenieros de las áreas de mecatrónica, industrial y por médicos, se apoya en la colaboración para responder a los requerimientos de la fabricación de los primeros modelos.

Cuenta que han contado con las donaciones de recursos financieros y en materiales, tanto de miembros del Intec como de algunas empresas, así como la colaboración del propio Ministerio de Salud.

NOTICIAS RELACIONADAS

NACIONALES 905556938188363179

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD




MÚSICA URBANA

LAS MÁS LEÍDAS

Archivos

item